miércoles, 11 de noviembre de 2009

LA EDUCACIÓN LEGAL COMO PREPARACIÓN PARA LA JERARQUÍA

Este tema se basa principalmente en el objetivo general del autor Duncan Kennedy, que es informar o hacer ver a los estudiantes lo que en realidad se aprende en las Facultades de Derecho. Dice que, las Facultades de Derecho son lugares intensamente políticas y superficiales; de lo político habla de forma muy específica, pero en cuanto a lo superficialidad no habla al respecto, a menos que se refiera a lo que dice el autor Santos que el derecho va perdiendo sus valores o ética.

Duncan Kennedy lo que pretende es reflexionar y de alguna forma aceptar lo que es natural, eficiente y justo de un abogado, y de la sociedad, además dice que los tanto los abogados como la sociedad están organizados de acuerdo a patrones de jerarquía y dominación.

El autor se refiere a dominación al decir que los alumnos creen lo que les dice el profesor en el salón de clases “con respecto del mundo al que están ingresando” Es por eso que el profesor nos enseña las diferentes teorías, ideologías o formas del derecho, para tener un punto de vista crítico o en oposición a lo que comúnmente se enseña.

Los estudiantes de las Facultades de Derecho solo aceptan las cosas como son y la ideología no lleva más allá para establecer una oposición.

En el primer año de estudiar en la Facultad de Derecho los estudiantes aspiran o su fin es ayudar a los oprimidos y a transformar a la sociedad y formarla en ideal y válida, pero hay otro tipo de estudiantes que Duncan Kennedy llama “técnicos”, y estos son los que nunca se dejarán convencer por al retórica, y la retórica es muy importante para ellos, por eso en algunas materias vemos a algunos pensadores de la antigüedad ya que son nuestras bases, tales como Protágoras de Abdera, Gorgias de Leontino y Calicles; es por eso que también la retórica es importante para muchos profesores por que al ser el arte del convencimiento, esto les ayuda mucho a los abogados por que como dice el autor: “debe de ser capaz de poner la mesa patas para arriba".

Por otro lado, en cuanto a la jerarquía lo vemos en la misma Facultad de Derecho, ya que la mayoría de los profesores son hombres, de modales de clase media y heterosexuales, y “en el aula reina una jerarquía extrema” ya que además del estereotipo de profesores, también se les debe de dar la palabra sin interrupción por parte de los alumnos, y es entonces cuando los alumnos se dan cuenta que ni ellos ni los profesores son tan homogéneos como parecía al principio. Esto es gracias a que algunos profesores son mas autoritarios que otros, y la atmósfera que esta presente en cada clase y la ideología de los profesores es siempre diferente, ya que hay profesores mas abiertos y éstos son los más progresistas; aunque en la mayoría de las Facultades de Derecho los profesores que son los más populares son los que están menos orientados a la discusión política; en cambio, los profesores más abiertos dejan menos cosas en claro y divagan más, además, nos dice Duncan Kennedy que “no sacrifican esa cualidad metafísica llamada rigor”.

Por otra parte, Duncan Kennedy nos aclara que las discusiones en el salón no son de izquierda contra derecha, sino más bien son de conservadurismo pedagógico contra progresismo moderado y desintegrado. La segunda postura es la que el profesor utiliza en las clases, por eso es que como él hay muy pocos en la Facultad de Derecho.

De acuerdo al contenido ideológico de la educación jurídica, Duncan Kennedy distingue dos aspectos de la educación, de que a través del programa de enseñanza y la experiencia en clases, se inculcan actitudes políticas acerca de la economía y de la sociedad, también obvio del derecho y de las posibilidades que tiene el abogado en su vida profesional. Y es que los estudiantes absorben esa ideología antes de pensar en como va a ser su vida después de terminar la Facultad.

Y es que dice Duncan Kennedy que los alumnos a veces hablan como si no aprendieran nada de la Facultad de Derecho, pero después dice que “aprenden a retener una gran cantidad de normas” y que también aprenden a recibir problemas jurídicos, por ejemplo a identificar las ambigüedades y contradicciones de las normas, así como también las lagunas. Pero también los alumnos aprenden también argumentos políticos ya sean a favor o en contra.

Algo muy importante que menciona el autor es que los alumnos de primer año tienden a “deambular entre el formalismo jurídico y mera intuición acerca de lo que es justo”, y por lo tanto esto significa que ya los alumnos tienen un gran avance intelectual, y es importante por que los abogados usan su intelecto en la práctica y esto les ayuda mucho por que así tendrán un indudable potencial crítico, y esto resulta muy útil en la política y en discursos éticos por que “demuestran indeterminación y manipulabilidad de las ideas e instituciones centrales del liberalismo” pero después el autor contradice todo lo anterior por que dice que las Facultades de Derecho enseñan diversas técnicas y que algunas de ellas son técnicas que están demasiado aisladas del ejercicio de la profesión como abogado y “se hace una distinción tajante entre el razonamiento y la práctica jurídicas” y uno no aprende nada de la práctica.

Ahora, respecto a las normas jurídicas y el razonamiento jurídico Duncan Kennedy dice que los profesores se comportan de modo autoritario, supuestamente basándose en sus conocimientos de las técnicas y razonamientos jurídicos, y como vimos en la clase con el profesor, en la misma estructura, ya esta delimitada la jerarquía de los alumnos y profesores por que en los salones de la Facultad de Derecho pudimos percatarnos de que hay un escalón en el escritorio del profesor y esto hace ver que obviamente hay una jerarquía entre el profesor y los alumnos.

Por otro lado Duncan Kennedy nos habla de un tema que no entendí muy bien ya que dice que las normas que nos enseñan en la Facultad de Derecho constituyen la base del capitalismo, y nos da como ejemplos los siguientes: los contratos, derechos de daño, derechos reales, derecho penal y procesal civil. Y después en el segundo y tercer año “exponen el programa reformista” y “la estructura administrativa del Estado regulador moderno” y (en mi opinión) el profesor es lo que nos ha enseñado durante el curso de Introducción al estudio del derecho.

Y al salir de la Facultad de Derecho, los abogados cuentan con conocimientos específicos de las leyes que están vigentes, así como también técnicas para identificar cuando haya lagunas, conflictos o ambigüedades en las normas, y también para sostener argumentos políticos ya sean éstos a favor o en contra.

Pero después el autor se contradice por que dice que “nunca hay una única solución jurídicamente correcta distinta de la solución ética y políticamente”, pero no solo se contradice así mismo, sino también con esta frase contradice a otros autores como a Norberto Bobbio, a Santos, a Paolo Grossi, y a John Finnis, ya que para ellos si hay soluciones jurídicas éticas, aunque para ello si hay, pero no son llevadas a cabo, por la misma educación que nos enseña un método sistemático, por que solo recibimos y aprendemos la información que dan los profesores en clases, y sin embargo no nos enseñan por lo menos dos posturas diferentes, sino que se basan siempre en la misma y esto hace que no podamos escoge entre una u otra, o tener un punto de vista crítico del sistema de enseñanza, o precisamente de lo que nos están enseñando.

Y algo que dice Duncan Kennedy y que no estoy de acuerdo es en que al “hablar de derechos es precisamente no hablar de justicia entre las clases sociales, razas o sexos” y no estoy de acuerdo por que de acuerdo a la formación que hemos tenido, nos han enseñado que derecho si es hablar de justicia. Aunque en esta frase Duncan Kennedy coincide con otros autores como lo que plantea Norberto Bobbio o Santos, pero ellos hablan que todo el derecho es injusto, pero en general si es justo o al menos en la mayoría de las veces.

Y por eso para Duncan Kennedy sería extraordinario que los estudiantes de primer año pudieran tener sus propias actitudes acríticas hacia el propio sistema, ya que a veces los estudiantes de primer año ni siquiera se dan cuenta de que sus profesores dicen tonterías, exagera o distorsionan los razonamientos y también la realidad jurídica, y no solo esto sino que también muchas veces los profesores enseñan distintas teorías o distintas técnicas, y aunque queramos tener o tengamos ya una actitud de crítica, a veces ésta no es escuchada o tiene que ser olvidada o no llevada a la practica, ya que no es aceptada por los profesores o incluso por los alumnos.

Respecto de lo anterior Duncan Kennedy dice que lo que se enseña en las Facultades de Derecho son las normas y técnicas, pero que principalmente y únicamente lo que se enseña es política y nada más.

Por otra parteel autor Santos por que dice que las normas jurídicas quien las pone es el Estado y las hace para sus propios intereses y del capitalismo, y Santos nos dice que el derecho siendo un instrumento del estado debe crear normas no para beneficio de la sociedad, sino más bien debe crear normas para el mercado.

En conclusión las normas que se encuentran vigentes son un factores que incitan al poder, y es por eso que la formación en las Facultades de Derecho es parte de la educación de poder, ya que la gente lucha por el poder a través del tiempo. Es por eso que el autor dice que no se enseña más que política, normas y técnicas, simplemente para servir al estado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada